domingo, 17 de abril de 2011

MICRO Y POESÍA DE ANTONIO RUIZ CLEMOT



Van pasando los meses y sigo encontrando cosas que había escrito mi hermano Antonio. Sólo he encontrado esta vez, en mitad de una libreta, el final de un cuento en una página suelta, que transcribo, y una poesía. En la libreta pone que son de septiembre de 1988. Antonio tenía entonces veintiséis años.

POESÍA


Es vano nuestro clamor
si el héroe está dormido
amando, quizá, otras estrellas.

Casi muerto nos parece.

Sinceras, las lanzas del amanecer
atraviesan búhos y sueños,
cómo negar el fuego
si dejamos arder los cielos.


CUENTO ( sin título)

-llos páramos. Todavía podían ser felices.
Era la tercera noche que pasaban en aquel lugar, contando planetas y bautizando, nuevamente a las mismas estrellas. Habían observado que una de ellas era cada vez más grande y luminosa, pero se resistían a buscar una explicación.
–Mírala, sigue creciendo.
–Sí, como si quisiera acercarse.
–¿Sabes? Creo que un milagro sucede ahí arriba, y tan sólo nosotros podemos ver el prodigio creado. Es un milagro.
Ella lo miró en silencio durante un momento, antes de dejarle beber el Universo entero en sus labios.

1 comentario:

Elèna Casero dijo...

He leído varias veces ambos, tanto el poema como el relato y me parecen muy buenos.
Espero que sigas encontrando y publicando aquí.

Un abrazo